Varita, sombrero de copa y polvos mágicos.

-¡Damas y caballeros! Con todos ustedes el mayor mago de toda la historia. Es inigualable, inconfundible… Aquí y en exclusiva para ustedes el gran…

Aprendió a diferenciar lo real de lo fantástico, lo sublime de lo rudimentario, lo ordinario de lo extraordinario, y sobre todo, lo concreto de lo abstracto. Fue una noche fantástica a su manera y terrible a la suya. La gente que esta más callada por costumbre suele ser la más sabia, aunque solo sea por que escucha lo que dicen los demás. Eso los que saben, los otros no dejaran de ser ignorantes que no aportan nada. Bien entonces creo que llegó a la conclusión de que hay demasiada gente normal, y muy poca del resto. Una minoría de una minoría. Hay está la magia…

Pero volviendo a lo que aprendió a diferenciar de lo real y lo abstracto, lo que realmente hizo fue comprender que unas cosas existen, y otras no. Que hay cosas para las que a veces es demasiado tarde, y otras demasiado pronto… Tú me dijiste que nada es para siempre. Y aunque no te suelas equivocar esta vez lo has hecho. Una cosa de las más abstractas y complicadas que existen lo es. Y aunque se represente por un pacto estúpido no hace que deje de serlo. Solo tienes que creer en algo. Hay esta la magia…

Tal vez el se creyera demasiado, más de lo que es, o de lo que pudiera llegar a ser. Pero de sentirse invencible a serlo no hay ningún paso. La gente no nota la diferencia… Esa es la magia. Una vez uno de esos tíos que vivían en la antigua roma, o Grecia, ya no lo recuerdo, que llevaban una sabana blanca en forma de poncho y lo llamaban ropa, etiquetados como filósofos, dijo que si te creías mucho algo lo podías llegar a convertir en realidad. Hasta le puso nombre. Eso no lo llegó a entender en esencia, pero si en síntesis y lo tuvo casi como religión hasta el final de sus malditos días…

A veces la magia no la hacen señores altos, con traje, sombrero de copa y una verborrea digna de los mejores oradores mientras sacan conejos blancos de su chistera. A veces esa magia la hacen esa minoría, solo esa minoría que sin tener varita mágica hace de los mejores trucos de la historia. Un momento, una mirada, un susurro, un give me five…Cualquier cosa… ¿Magia? Pero ahora no puedo parar de preguntarme en que pensaras cuando me miras de esa forma tan tuya…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s