Preparados, listos y…

3…2…1… ¡Pum! Comienza la carrera. El terreno no es el mejor, demasiado complicado, pero no le importa, Algunos de sus rivales llegan en mejor forma que el, pero tampoco le importa, la carrera es muy larga y hará falta mucho fondo. Empieza a correr, va en el pelotón de cabeza, pero poco a poco se empiezan a ver diferencias y el grupo se rompe. Se queda solo. El sol le quema la cara y necesita agua, pero no la tiene, sigue corriendo. Llega a un tramo de barro tan espeso que se le hunden los pies cada vez que pisa en él, pero sigue corriendo.

De repente, cae la noche y todo se empieza a ver mucho más oscuro, aparte de la falta de propia luz. ¿Qué hacer? Pensar en un buen recuerdo que lo reconforte, cerrar los ojos y abrir la boca para conseguir el mayor aire posible. Todo parece más fácil así. Comienza a superar rivales. Unos por que se paran, otros por que se retiran, otros por que no pueden más… El caso es que la meta comienza a acercarse y la línea de salida cada vez se ve mas pequeña Cada vez se encuentra mejor, aunque no debería ser así…

¿Pero porqué empezó a correr? No lo sabe ni el. Tenía algo dentro que le incitaba a hacerlo. A veces solo lo hacia por experimentar la sensación de ser el primero, del reconocimiento de mentes menores, eso era tan necesario…O simplemente por ver que hay al otro lado. Desde que era pequeño una sensación le oprimía continuamente el pecho. Esa sensación de demostrarse continuamente que era el mejor en todo lo que emprendía e hiciera. Tal vez una sensación estúpida, pero la única forma de hacerla callar era satisfaciéndola.

Ser mejor que el que tenía al lado, detrás y delante. Sobre todo del que tenía delante. Le hizo llegar a hacer tantas cosas sin sentido. La necesidad de ser el más rápido, el más fuerte, el que estaba con la chica más guapa de la fiesta… Siempre así. Pero durante la carrera se dio cuenta de algo. No era ni el más alto, ni el más rápido, ni el que más corría. Sin embargo ganó la carrera, fue el mejor. ¿Y eso porqué? Por que mientras no se detuvo descubrió una cosa que le acabaría sirviendo para siempre… La carrera la gana el que no para de correr…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s