Nueve de cada diez hombres son suicidas, el otro ya está muerto

Sí, creo que es lo que más me apetece ahora, siempre he tenido curiosidad. Tal vez pudiese estar en un lugar mejor, con gente mejor y haciendo cosas más interesantes. Viviendo en la playa, rodeado de chicas guapas que hacen que te dan ganas de empezar a tocarte. Pero no, y en el fondo lo prefiero, porque quiero hacer esto. Quiero hacerlo yo, no que me lo hagan. Innovar, hacerlo de una manera que nadie lo haya hecho antes. Ya que lo haces, ponte y hazlo bien, mejor que tu acomplejado y fascista vecino. Y sangrientamente, tengo un renovado aprecio a la sangre, aunque si se por qué es, las mejores maneras y que más me llaman no van por ahí.

Podría tomar pastillas, cortarme las venas, envenenarme, drogarme hasta morir de sobredosis, inyectarme aire en las venas hasta que me explote el corazón, inhalar monóxido de carbono, ponerme delante de un tren, de uno de esos modernos que dicen que rompe la barrera del sonido. Puedo electrocutarme, tirarme desde un gran edificio y de paso hacer turismo y tener las mejores vistas posibles. Puedo ahorcarme, morirme de frio dentro de algún extraño lago. Puedo aplicar presión sobre la arteria carótida hasta que se obstruya como un vulgar tubo de laboratorio. O morfina, eso me dejaría inconsciente antes de morir, y pasaría un buen rato antes.

Apenas he pensado un poco y ya me han salido mil maneras de hacerlo, pero creo que debería preguntarme primero como he llegado a ese punto… Pero es lo que siento, ni siquiera lo siento, es lo que tenemos los nihilistas, sabemos que hemos estado y ya está. No teníamos ninguna razón para haber estado donde hemos estado, para meternos lo que nos hemos metido o para follarnos a quien nos follamos. No soy una estrella del rock, tampoco he nacido para inventar un novedoso software o descubrí un continente sin saber lo que había hecho.

¿Pero en esto? Podría ser un visionario. Todo el mundo recuerda al primer tipo que pisó la luna, esto será igual. Eso sí que me excitaría joder. Me da igual quien gobierne mi país y la mierda que le echen encima. Me pasa lo mismo con los demás, me da igual lo que sientas, lo que te haya pasado y porque llegas tarde, solo sé que llegas tarde. ¿Tienes miedo? Eso es por tu culpa, además, ¿no tienes un Dios que te prometió algo mejor? Yo ya no tengo ni eso.

Es cierto, esto no puede quedar así. Esa frase de no me muero porque no tengo tiempo tiene algo de sentido. La verdad es apenas he probado alguna droga, de las naturales, las de diseño apestan. Ni siquiera he pagado nunca a una prostituta o he plantado un árbol. Pero si lo piensas, no te dará tiempo nunca a hacer todo lo que quieres hacer, simplemente porque te falta voluntad. Asique tira ese blog y olvídate de todo. No hagas listas de cosas que te gustaría hacer antes de desaparecer. Cárgate ese rotulador rojo, rojo otra vez, y esnífalo, creo que te dará un toque más de obra de ciencia ficción. Y olvídate de lo que piense ese tipo que no conoces y que te olvidará tan rápido como tardo en escribir una carta de suicidio.

Definitivamente, la mejor manera de morir es morir matando.

 

Anuncios

Excusas para usar la palabra vagina

Esta es la historia de un hombre, de no más que un hombre, pero que sin embargo poseía algo que tú nunca podrás tener, algo por lo que la inquisición española te hubiera quemado y mutilado mientras que los mayas o aztecas te hubiesen hecho su Dios. Y no, no era una estrella irlandesa del Rock, ni había formado una empresa con el logotipo de una manzana mordida para acabar muriendo en la orilla después de haber nadado y nadado. Era un tipo sencillo, no era alto, estaba algo gordo, tenía el pelo negro y los ojos oscuros. Vivía con sus padres, se la machacaba viendo porno y se enamoraba de ideas de mujer que nunca pudo alcanzar, porque ni si quiera ellas sabían que él existía, ese fue en parte su mayor logro.

Nuestro personaje, al que llamaremos Señor Palo, tenía una mierda de empleo, como ya he dicho no follaba y su único fin en la vida era esperar al fin de semana para emborracharse, ¿triste o no triste? Ya sé lo que estáis pensando, pero esto no va a ser ningún Slum Dog Millonaire de chico pobre e indio se hace rico y se tira a la guapa de la peli simplemente por eso, por estar en una película, hoy no, hoy el autobús me lleno de barro. Señor Palo tenía un reloj, yo también tengo un reloj. Un reloj roto. Un reloj que al no tener cristal podía mover las manecillas, pero podía mover algo más, podía mover el tiempo en sí.

Se dio cuenta de que si movía el minutero, los minuteros de todos los relojes que tenía a su alrededor también se movían al son. Pero no solo pasaba con ese odioso objeto, también pasaba con todo. La gente, el sol, la luna, la música, todo pasaba más deprisa o volvía hacia atrás según quisiera el jodido Señor Palo. Lógicamente esto es un delirio de borracho con el que se pretende demostrar algo, o al menos reflexionar algo. ¿Quién coño se va a llamar Señor Palo? La tienes grande, pero de ahí a… y la pregunta no es que hizo nuestro amigo con ese objeto, la pregunta es qué harías tú con ese poder. ¿Volverías atrás o irías hacia adelante? ¿Conocerías a tu madre cuando estaba buena, o simplemente presenciarías un sacrificio humano de tiempos ancestrales? Creo que ninguno haríamos eso, y menos tú.

Sabes perfectamente lo que harías. Irías a aquel momento en el que te hizo sentir así, en el que fuiste feliz, o en el que por lo menos aun piensas que fuiste feliz. Verías todo desde fuera, aquello que un día viste desde dentro. Pero todo sería una ilusión, ¿o no? Volverías a aquella tarde, a aquel concierto, a aquella borrachera o aquel primer o último beso. ¿Lagrimas? ¿Golpes? ¿Copas o condones? Cualquier detalle estúpido valdría.

Si bien no sabéis como acabaríais, os diré como acabo el Señor Palo, muerto. Mejor dicho, suicidado. ¿En serio has pensado por un momento que serias capaz de controlar algo así? Olvídalo. No es amor. No vuelvas a ese antiguo amor, créalo de la nada, hazlo perfecto, hazlo incorruptible. Porque aunque no lo sepas, tienes ese reloj ahora mismo colgando de tu pared o de tu muñeca, y deberías destrozarlo, como deberías hacer con todos los relojes que veas.

Pussy bloody pussy.