Four Rooms.

Y sonando la primavera. Y Mayo es el mes más cruel.

Aquella historia empezó como deberían empezar todas las buenas historias, en una cama. La noche anterior había conocido a una chica rubia, de unos treinta años y con un par de buenos motivos para no dormir que me dijo que pasaría dos horas conmigo, y de esas dos horas, hora y media estaría chupándomela. Si una mujer guapa y que huele bien te pide un beso no tienes que pensar nada, se lo das. Creo que también es aplicable a noventa minutos de sexo oral.

Dicen que cuando estás de resaca es porque tu hipotálamo se seca, y lo que el organismo hace es buscar agua en otros órganos, y por ese motivo te encuentras tan cansado. Por eso lo de beber agua y comer fruta alivia esa incómoda pero necesaria consecuencia. Los abrazos después de follar. Creo que no es necesario lo de partir un buen trozo de sandía.

La sandía, de las mejores cosas que te puede traer el verano. Mejor que un melanoma.

El día antes de acabar en esa ruidosa y pequeña cama había sido largo. De esos que por la noche estás tan cansado que no puedes dormir. De los que estás de pie, cierras los ojos y sientes la música, mientras dejas de sentir tus pies, que notas como se van separando del resto de tu cuerpo. Flashes. Que si dejarse llevar suena demasiado bien. Ahora una nube de hachís trae una recuperación vital. Que si la puta se viste de rey. Que si escenas Goyescas y que si vamos a respirar tan fuerte que se rompa el aire.

El caos era un arte. Mierda. Eso no iba aquí.

¿Otra vez tú? Septiembre está muy infravalorado. El mes de más suicidios. Fall.

Y como las mejores cosas pasan con poca luz, y como Dios parece ser que hoy tampoco vendrá a salvarnos, nos fuimos a donar ADN a la madre tierra.

Aunque en el otoño no arraigue.

La táctica era algo triste, pero lo de crear la ilusión de inferioridad sigue funcionando. Eso, y un pene duro.

Igual nada de esto existe, sólo es la ilusión de lo que nombramos. Tal vez estés muerto. Tal vez nunca hayas nacido. O quizás estés es el invierno escuchando todas las canciones que puedas y no bailando ninguna. Eso sería algo triste, y no lo de no tener nada porque luchar.

Y no hay nada como terminar una buena historia con sangre. No con un muerto. La relación no suele darse, y como lo de sacrificar corderos es algo medieval dejémoslo en un abundante periodo.

Sin duda, lo mejor de todo esto es el final del verano. Se podría montar un arma de destrucción masiva con algo así de fondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s