Si tuviera un piano tocaría dentro de un armario.

Holden es el clásico tipo que escribe con la música muy alta y una gorra de caza de color granate para atrás. Qué esperar de él. Puesto que la decepción emana de la expectativa Holden se convirtió en un pequeño Siddharta y dejó de esperar cosas de la gente. A Holden no le gustan los hipócritas, pero le gusta beber whiski de uva siendo menor de edad, mentir todo lo que pueda y pensar que habría sido de él si hubiese tenido coche.

La clase de tipo que hace que sangres por la nariz al pensar por un momento en tirarte a la enamorada de tu amigo. Otra vez. La sangre chorrea de tu cerebro sin haberlo hecho nunca antes, y no sabes por qué, pero sientes miedo y fascinación a partes iguales. Pero sigues sin esperar nada, porque cada vez que Holden ha esperado algo ha intentado hacer un primer plano de tu escote y ha terminado bebiendo solo. Pero la historia de Holden no es la historia de un fracasado o la de un segundón, es la de un genio atemporal.

Holden te enseñó a escribir desnudo mientras escuchas a Pete Doherty colocado de cocaína inhalada y champán. Él nunca pedía permiso y cuando pedía perdón tenía la siguiente mirada diciendo lo contrario. Do do fa, do do fa y la gente enloquecía. Te hizo pensar que el talento se mide por la progresión de la sociopatía y la tendencia a escribir poesía a quien deja de merecérselo.

Despegarse de un aroma es más complicado que intentar aparentar que aún te importa.

Humo de pipa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s