Un hombre sin opciones tiene todas las opciones del mundo.

Exquisito. Creo que es exquisito. Creo que es una maldita obra de arte. Como un Rembrandt. O un Picasso. Mi polla debería estar en el Louvre. Deberían estudiarla en todo su esplendor. Deberían emplearse horas estudiando en distintos cursos su exquisitez. Deberían estudiarla en ciencias porque una cosa así desafía la naturaleza. Está dura. Es metal. Es acero. Es titanio. No se rompe ni se dobla. Mi polla puede soportar todo el día como un buen soldado tratando de impresionar a sus superiores. Si pudiera ganar una medalla, lo haría. Si pudiesen ponerle nombre a una escuela en su honor, lo harían. Si pudiera salvar a Somalia de la inanición, lo haría. Si pudieran darle un premio por eso sería el primer premio que gana un pene. Sería uno de esos penes que ganan premios Nobel. Como un felino veloz y peligroso. Deberían escribir que mi polla es tan peligrosa como un guepardo de la sabana. Tan poderoso que guerras se ganarían con él. Reinos han caído a causa de mi polla cuando explotó como un volcán con su sagrada lava de semen. Es el inicio y el final de todas las cosas. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s