Los malos.

Era una de esas noches en las que Sean no tenia nada mejor que hacer, asique cogio su pipa, empujo lo que a mi me parecia musgo seco y la prendió. Después encendio la televison, penso que tal vez hubiera algo interesante, y asi fue, un nuevo programa comenzaba a emitirse aquella primaveral noche. Decia algo asi:

– Si eres de esos al que las frases “ Todo va bien “ o “ Nada puede salirnos mal “ hasta la no menos insignificante “ Creo que a partir de ahora todo nos irá bien…” estás en el sitio adecuado. Si eres de esos de los que la gente piensa que te quieres demasiado, pero que en el fondo haces que se pregunten… ¿Cómo lo hace? Bienvenido a casa. De esos que han mentido tantas veces que lo ven como algo normal, que se han podido llegar a creer sus propias falacias, que no les puedes convencer de otra cosa o has llegado al punto a que nada te ponga nervioso, ponte comodo. Has logrado algo que muy poca gente consigue, bravo.

Era algo extraño, Sean se vio identificado en todas y cada una de las caracteristicas de las que el grandilocuente presentador estaba hablando. Eso le llamo mucho la atención.

– ¿La unica mujer a la que has querido de verdad te dijo que eras lo mejor que le habia pasado en su vida pero al final de la noche se fue con otro, como todas y cada una de ellas? Um, lastima amigo, pero si después no te fuiste a ligar y te lo hiciste con todas las mujeres con las que pudiste creo que deberias apargar el televisor- continuó el programa.

Sean estaba alucinando, era como si alguien se hubiera estando fijando en su vida y la hubiera convertido en una especia de reality. Todo era como un sueño de cartón. Se incorporó del suelo donde estaba sentado dentro de aquella humeante habitación y comenzó a reflexionar, después de todo, ese ultimo mes habia pasado increíblemente rapido, eso daba que pensar ¿no? Tal vez no lo estuviera haciendo del todo bien, pero pensaba que era feliz, no iba a comenzar a frustarse por lo contrario, eso no le ayudaria de nada, seria un tanto inmaduro. ¡Inmaduro! Esa palabra tambien aparecio repetidas veces en la presentación del nuevo programa.

-¿Muchos te tachan de inmaduro solo por no hacer lo que hacen los demas? ¿Simplemente por qué por eso mismo te parece aburrido? Bien colega, creo que empezamos a llevarnos bien.

Comenzaba a pensar que todo esto tenia que ser fruto de algun tipo de alucinación. Nunca te coloques con setas, solo traes problemas, pensaba en voz alta mientras intentaba convencerse a si mismo de que el no era asi, de que lo que estaba escuchando y viendo no era más que una macabra coincidencia, o tal vez era el perfil de una persona más simple de lo que pensaba, no lo sabia. Lo unico que pensaba es que todo aquello comenzaba a no tener gracia, y es que en el fondo nunca la tuvo. Estaba fuera de juego.

Es como cuando sabes que algo, inevitablemente, va a terminar, y lo unico que haces es buscar maneras para que no lo haga, hasta que te das cuenta de que no tiene sentido hacer tal cosa, simplemente, te resignas. Bien, creo que ese dia llegó… Es el eco, no es tu voz.

Anuncios

Expectativa

Todo se reduce a eso. Llega el momento y te preguntas: ¿Por qué? No tiene sentido. Es como hacer preguntas en una carta, machacar esa ilusión. Pero se iba dando cuenta de que su sitio no era ese, y que su carácter va más allá de esa fama que se había ganado noche tras noche. La expectativa, la anticipación es donde encontraba la gracia de todo aquello. No se quien llegó a decir una vez que lo peor que le podían pasar a tus sueños era que se cumplieran. Simplemente no sabes que hacer después, ni como sentirte en el momento en que lo logras. Es una sensación de entumecimiento. Se transformaba en un vampiro, un vampiro emocional, que al fin de al cabo, era lo que realmente era.

Siempre habrá gente peor que tú, pero solo los necios ven ahí un consuelo. Si crees en el destino por extensión llegas a pensar que la suerte no existe, y que no tiene nada que ver con nada, si crees en lo contrario la cosa se complica. ¿Eres feliz soñando o realizando? Las cosas pierden sentido, su vida pierde impulso y no piensa más que en cambiar, en cambiar su entorno y ambiente. En un puzzle si las piezas no encajan lo único que haces es buscar otra que si la haga, hasta el niño más pequeño entiende eso.

Está pensado, planeado y no tergiversado. Es difícil, todo lo que tú quieras verlo. Sonríe y conquista. Lo único que había hecho hasta ahora era tapar sus fracasos en unas cosas con éxitos en otras, más éxitos que fracasos sí, pero tal vez lo que buscaba no era eso… Lo había hecho bien tantas veces que empezaba a no valorar, no valorar lo que era bordarlo, y a ver en lo contrario lo anormal. Creo que se mal acostumbró. Sin embargo no podía para de pensar en lo negro en vez de en lo blanco. Era demasiada cosas acabadas en ista y eso no lo podía cambiar, tal vez se gustaba demasiado…

Corto y medio plazo, el largo no existe. Mejor vivir 60 que 80 si realmente se aprovechan. Pero no te preocupes, las cosas van bien después de todo, poniendo la línea en un lugar donde no paraba de mirar hacia atrás…

-¿Tiene algo qué decir antes de firmar?

– Sí, ¿Sabes dónde esta la luna? Pues ahí es donde se encuentra mi listón…

Reverse

Todo resultaba tan extrañamente familiar que llegaba ser repetitivo… Era como aquella historia que leyó, escucho o tal vez le contaran en una aburrida tarde donde la televisión no funcionara, seguramente porque había tormenta. Esa curiosa historia de aquel soldado que le dieron una medalla de guerra sin ni siquiera disparar una vez su fusil. Y todo eso daba que pensar. Como a veces lo menos obvio, o lo más, es la mejor opción. Como hacerte el muerto en una batalla, o el dormido en otras, te puede dar tanto. Son ideales, pero lo cierto es que da pena que se premie el valor en la batalla. Y nunca fue por ti, fue por mí.

Le das valor a muchas cosas que ni siquiera lo tienen, y a otras ni las aprecias. Se dio cuenta el día que le daba igual hacer cualquier tipo de locura, porque algo que se supone que le debería importar sobre todas las cosas no lo hace. Cuando pierdes el miedo a la muerte es cuando realmente puedes llegar a ser feliz, lo que pasa es que la mayoría de hombres se dan cuenta de eso en su último suspiro. Si lo haces antes puedes llegar a ser un alumno aventajado en toda esta mierda. Y te preguntaras, ¿Por qué iba a querer serlo? Es una buena pregunta, que al igual que el miedo, no puedes explicar su respuesta si no lo has vivido. Y si hoy no has hecho algo nuevo, no se a que estas esperando… Tienes la increíble necesidad de buscar la diferencia, ¿De ser diferente tal vez? Más que serlo pertenecer a algo que lo sea, sino no merece la pena serlo. Por eso el día que encontró el destaque no lo quiso dejar pasar, no otra vez. Anteriormente había idealizado esa sensación, lo hizo lo mejor que pudo y no lo consiguió, pues bien, hizo bien, ahí no estaba lo que quería, sino lo que necesitaba. Envuelto en una habitación llena de humo, con apenas algo de luz, sus extraños pensamientos alimentados por los acordes sin sentido de Radiohead, acompañados de un poco de hierba, o lo que quedaba de ella en su gastada pipa era toda su compañía, en esos momentos no necesitaba más. Te puedes pasar la vida persiguiendo algo que acabaras convirtiéndote en eso que has ansiado con tanta pasión, es un buen reclamo, tal vez el mejor. La mayoría de los hombres siente rechazo a lo diferente. A lo que en su colegio donde las aulas tenían una foto de nuestras majestades por meritos propios, y una cruz presidiendo dicho lugar les habían dicho que era lo puro y que lo impuro. No enseñan, dirigen. Nadie puede enseñar a pensar. Solo a inculcar estúpidos valores que, te puedes creer, o no. Depende de ti. Puedes ser siempre bueno y decir que no a todo, o puedes probar a decir esas palabras que te abren tantas puertas y experiencias y te cierran otras tantas. ¿Si nadie te asegura que después de esto hay algo, serias comedido en tus actos? Parece ser que sí. Eso es lo que hace valorar más al diferente. Si lo ves, ve a por ello, y quédate con él. Toda esta mierda no es más que una paradoja. Lo diferente viene asociado a la palabra minoría, si todo fuese así nada tendría la más minima gracia. Dejará atrás su pasado, su estúpido pasado, cosa que muy poca gente sabe hacer. Olvidará todo aquello que desequilibre la balanza hacia al lado equivocado y seguirá adelante. Lo siento, pero lo cierto, es que esto nunca llegó a ser divertido.

Pretender, desear, intentar… hacer.